DIENTES BLANCO A CUALQUIER EDAD
Nuestros dientes y muelas son las herramientas que permiten cortar y triturar los alimentos que ingerimos diariamente para poder ser digeridos correctamente en el estomago. Es por ello que, con el paso de los años, estas herramientas van sufriendo desgastes, microfracturas, alteraciones de color e incluso movimientos.
El estado de nuestros dientes condiciona notablemente la apariencia de nuestra sonrisa, pudiendo llegar a crear grandes complejos.
Una sonrisa agradable y atractiva refleja un carácter alegre y cordial, pero si es defectuosa genera duda e inseguridades.
Cuando hablamos del aspecto de la sonrisa, no solo tenemos que tener en cuenta los dientes, ya que la sonrisa, como conjunto, engloba también las encías, los labios, las arrugas peri-bucal, el mentón y el conjunto del rostro segundariamente.
El motivo principal por lo que se acude a una consulta de estética dental es para valorar la posibilidad de blanquear los dientes.
A medida que envejecemos, los dientes van adquiriendo una tonalidad más amarillenta o grisácea que se ve agravada por los hábitos alimenticios, tabaco y por la ingestas en edades temprana de ciertos antibióticos (tetraciclinas) que le dan al diente un aspecto característico.
Blanqueamiento químico (en clínica o en casa)
Carillas de porcelana
Carillas de composites
Incrustaciones de porcelanas
BLANQUIAMIENTO QUíMICO
El blanqueamiento dental químico es el primer paso en toda planificación de un tratamiento estético, con el podemos conseguir aclarar hasta 8 tonos en los casos más favorables y 5 tones en los dientes menos reactivos al agente blanquearte
Como regla general, el procedimiento de aclarado dental se inicia en una sesión en clínica de aproximadamente una hora, en la cual se aplica sobre la superficie dental el agente blaqueante activado mediante luz fría, y posteriormente se el paciente continua en casa haciendo uso de la férula nocturna para conseguir una mayor penetración y estabilidad del color.
CARRILLAS DE PORCELANA
Las carillas de porcelanas nos permiten dar al diente ese color o tonalidad que no se puede obter mediante blanqueamiento químico así como proporciona unos grados de opacidad o traslucidez al gusto del paciente.
Además con las carillas podemos modificar la forma y volumen de las dientes e incluso corregir pequeñas mal –posiciones.
La gran ventaja de de la carilla de porcelana es su estabilidad de color y brillo a lo largo de los años, así como su resistencia al desgastes.
CARRILLAS DE COMPOSITE
Estas carillas consisten en modelado y adhesión sobre la superficie del diente de diferentes capas de composite, permitiendo alterar el color, forma y volumen del diente. Son realizadas directamente en boca, por lo que el tratamiento es sensible a la habilidad del odontólogo estético y de su capacidad creativa, a diferencia de las carillas de porcelanas éstas pueden sufrir desgastes y variaciones de color con el paso del tiempo ya que al tratarse de una resina ligeramente porosa, puede incorporar pigmentos alimenticios y tinciones del tabaco. INCRUSTACIONES DE PORCELANA
A diferencia de las carillas de porcelana as incrustaciones se realizan a nivel de las muelas, consiguiendo un cambio de color de manera mínimamente invasiva y aumenta la resistencia mecánica y estructural de la pieza dental.
En caso que el paciente tenga empastes metálicos, es recomendado sustituirlos por incrustaciones de porcelana ya que no sufren desgastes y aportan ese plus de estética al conjunto de la boca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies