El liquen plano bucal es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel y las mucosas, de origen desconocido, que puede manifestarse también en el cuero cabelludo, la piel y las uñas, entre otras regiones, con una característica distintiva: es de naturaleza autoinmune, así denominadas las afecciones que son causadas cuando el sistema inmunológico (de defensa del organismo) ataca los tejidos y órganos propios sin conocerse el porqué.
El liquen plano podría ser consecuencia de estrés en personas predispuestas, por el alcoholismo, el tabaquismo, una deficiente higiene bucal, por traumatismos, sobreinfección por candidiasis, enfermedades sistémica, la hepatitis C y como signo de reacción en trasplantes de piel.
—El liquen es una enfermedad relativamente frecuente que afecta a personas adultas de mediana edad. Es raro verla en los niños. Aunque no hace distinción entre los sexos, es más usual en las mujeres. Por cada hombre aquejado de esta dolencia, hay tres mujeres.
Las lesiones típicas del liquen plano: pápulas, placas, poligonales, pigmentadas, pruriginosas. Las lesiones suelen dejar una pigmentación residual oscura que puede durar mucho tiempo, sobre todo las que aparecen en la mucosa oral. que cursa a brotes y produce unas pápulas blanquecinas en la piel y en la mucosa bucal que asemejan a una telaraña Es esencial conocer que un alto porcentaje de estos pacientes no presentan síntoma o refieren molestias inespecíficas como rugosidad, tirantez, ardor, o sensación de sequedad de la mucosa bucal. Esto comporta que las lesiones no sean percibidas en un gran número de pacientes y que el diagnóstico se establezca durante una visita de rutina al estomatólogo.
El diagnóstico del liquen plano debe basarse en la observación clínica, y ser confirmado mediante una biopsia.
El principal problema en el manejo de estos pacientes es su naturaleza crónica con diferentes periodos de actividad y remisión. El tratamiento va enfocado a eliminar las úlceras, aliviar los síntomas y reducir el riesgo de una posible malignización. Lo primero que se debe hacer es eliminar los factores traumáticos próximos a la lesión, tales como restos radiculares, aristas cortantes, ganchos de prótesis etc. Es necesario también eliminar los factores irritantes locales como el tabaco, alcohol y especias. La higiene bucal debe ser exquisita eliminando los depósitos de sarro y tratando de reequilibrar psicológicamente al paciente. . No es una enfermedad infecciosa ni contagiosa, por lo que no existe trasmisión de persona a persona.
El tratamiento es paliativo teniendo en cuenta que su objetivo principal es el control de los síntomas dolorosos que produce y la cicatrización de las lesiones, a fin de reducir los riesgos de su malignización, aunque podemos afirmar que, en general, evoluciona de forma benigna. No es una enfermedad infecciosa ni contagiosa, por lo que no existe trasmisión de persona a persona.
Los glucocorticoides siguen siendo los fármacos de elección hoy día en el caso de la variante atrófico-erosiva. Son potentes antiinflamatorios inespecíficos e inmunosupresores

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies