La Odontofobia, o miedo al dentista, afecta al 15% de la población, según la OMS. Este miedo al dentista no siempre tiene que ver con una experiencia negativa previa, esto se da en una mínima parte de los casos, sino que generalmente se asienta en un temor injustificado a sentir dolor.

Este temor irracional “lleva a muchas personas a no realizar la revisión periódica por ese miedo irrefrenable a que nos hagan daño, cuando en realidad se trata de una revisión, en la que simplemente van a ver el estado de nuestra boca, nos van a dar indicaciones sobre si debemos modificar nuestros hábitos de higiene y si detectan alguna caries incipiente, alguna inflamación o infección, nos indicarán cómo tratarla. “Sin embargo, saltándonos la revisión, hacemos que un problema que tratado a tiempo a penas tenga consecuencias, se agrave, y tendremos molestias o dolor agudo”.
La revisión no duele. Es sólo comprobar el estado de nuestros dientes y encías y detectan patologías en su fase inicial. Fundamental para tratarlas de forma poco invasiva.
“Me pincharán”: Si fuera necesario recurrir a un anestésico, los Odontólogos contamos hoy día con la formación específica para poder administrarlos sin causar molestia (precisamente el anestésico es para evitar el dolor).

ALGUNAS RECOMENDACIONES A TENER EN CUENTA PARA EVITAR LA ODONTOFOBIA INFANTIL

Es fundamental convertir al odontólogo en parte de la rutina de salud desde la infancia, igual que lo son las revisiones con el Pediatra. “Si desde pequeño el niño reconoce como normales las visitas al dentista y adopta el hábito de las revisiones y de vez en cuando se somete a un tratamiento, no percibirá la figura del dentista como ese médico que me ve cuando me duele horrores la boca y, claro, como me duele tanto, no soporto que me toque”. También es clave la actitud de los padres, que lleven con naturalidad sus revisiones y que le planteen la relación con el odontólogo como una relación de salud. Vamos al dentista porque es bueno para nosotros, huyendo de los tópicos,” venga, que no te va a doler.”
Las visitas al dentista deben ser periódicas, de tal manera que se realice un tratamiento preventivo y evitar curaciones, que son a lo que más temen los niños.

 Recuérdale que la higiene bucal es necesaria para una buena salud dental. El cepillo y el uso del hilo dental son imprescindibles.
 Antes de su primera visita al dentista, debe ir antes con tu hijo de acompañe a una sesión corta para que el pequeño vea que no te asusta ni te quejas. En ese momento el dentista puede aprovechar para relatar lo que está haciendo, evitando palabras que produzcan temor.
 Transmite a su pequeño confianza y seguridad. No le mientas.
 No utilices al dentista como arma de castigo o amenaza
 Los regalos e incentivos pequeños, como pegatinas, una chocolatina (lavándonos siempre los dientes) o juguetes de pequeño tamaño, pueden ser aconsejables en el caso de los tratamientos más largos o que más asustan . Recuerda felicitarles siempre por su valentía.
 Incentívales a jugar a ‘ser dentistas’ en casa.
 Nuestra clínica forma parte de las ayudantes al ROTONCITO PEREZ y puedes descargarte juegos, consejos y el cuento porque el ratoncito busca los dientes de los niños de todo el mundo, y colaborar con diferentes ONG. Solo descárgate CLUB RATONCITO PEREZ, es gratuita y recuerda que al buscar el centro es CLÍNICA DENTAL NURLENE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies