El síndrome mano-pie-boca es una enfermedad viral producida por una variedad del virus Coxsackie bastante común en los niños (no debe confundirse con la glosopeda o enfermedad boca-pie, también conocida como fiebre aftosa, que es una enfermedad que afecta a los animales) o con varicela

En general, ocurre en niños menores de 10 años de edad, aunque ocasionalmente puede ocurrir en adultos jóvenes. Aparece con más frecuencia en verano y otoño.

El virus se contagia a través del contacto directo con secreciones de la nariz y garganta, ampollas y heces de personas infectadas.
Los primeros síntomas, fiebre, inapetencia, rinorrea y dolor de garganta pueden aparecer entre tres y cinco días después de la exposición. La erupción similar a ampollas, generalmente en las manos, los pies y la boca aparece entre uno y dos días después de los síntomas iniciales, son unas llagas dolorosas en la boca, sobre la lengua, las encías o la parte interna de las mejillas, así que, posiblemente, estará irritable.
Sí, el virus puede transmitirse a través de las secreciones de la nariz y garganta, el líquido de las ampollas o las deposiciones. Si bien tu bebé es más contagioso durante la semana en que muestre los primeros síntomas, el virus puede seguir contagiando en las semanas siguientes.

Si ya come alimentos sólidos, evita darle cosas saladas, condimentadas o ácidas mientras le duela la boca. Además, los alimentos blandos le resultarán más fáciles de masticar.
Las bebidas frías, los helados le pueden aliviar el dolor.

Generalmente la aparición de una erupción ampollosa en las manos, los pies y la boca de un niño con fiebre baja hace sospechar el diagnóstico. Aunque existen pruebas virales específicas para confirmar el diagnóstico. Se puede producir inmunidad específica, sin embargo, es posible que se presente un segundo episodio, si proviene de una variedad distinta del virus Coxsackie.
No existe un tratamiento específico. El objetivo del tratamiento es controlar la fiebre y mantener una buena hidratación oral.
Si estás expuesta al síndrome mano-pie-boca durante el embarazo, la probabilidad de que el feto resulte afectado es muy pequeña, pero deberías mencionárselo a tu obstetra. Lávate las manos con frecuencia después de cambiar pañales o de atender las necesidades de tu niño enfermo. También podría serte de utilidad el uso de guantes para minimizar el riesgo.

En general, la enfermedad es leve y las complicaciones son raras. Recientemente, se han observado infecciones virales del Coxsackie más graves en Indonesia, producidas por una cepa del virus Coxsackie.
Los niños que se sientan enfermos o tengan fiebre deben ser excluidos de la participación en grupo hasta que la fiebre haya desaparecido y hasta que el niño se sienta bien. También es importante lavarse las manos bien y tener cuidado con la práctica del cambio de pañales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies