No todos los dolores son iguales, depende de su naturaleza y su origen las sensaciones dolorosas son diferentes. Resulta de gran valor conocer las particularidades del dolor para poder entender que está expresando tu cuerpo y por tanto como tratarlo. Un dolor al fin y al cabo es una señal de alarma que tu organismo te envía para indicarte que algo no funciona bien, si no se toman las medidas apropiadas puede ser que no tan solo no se corrija el problema sino que se empeore.
Esencialmente tenemos dos tipos de dolor, los llamados dolores de exceso y los de deficiencia. Exceso de tensión, exceso de actividad, exceso de inflamación; deficiencia de nutrición, deficiencia (debilidad) de tejido, deficiencia de tensión. Estos conceptos son solamente asociaciones de ideas que nos ayudan a diferenciar la naturaleza del dolor y además son fácilmente aplicables a todas las terapias tanto energéticas) como estructurales
1- APARICIÓN
Los dolores por exceso suelen tener una aparición súbita, es decir vienen de repente y sin aviso. El ejemplo más claro es un traumatismo, pasas de no tener dolor a tenerlo en un segundo, además la zona se hincha y se pone caliente ( ahí el exceso).
En cambio los dolores por deficiencia suelen tener una evolución más progresiva, normalmente no nos acordamos exactamente de cuando empezó a aparecer ni de la causa precisa.
2-EVOLUCIÓN
Llamamos evolución al tiempo transcurrido desde que debutó el dolor. Los dolores de tipo exceso son de corta evolución días o semanas. En cambio los de tipo deficiencia son de larga evolución meses años, cuanto más larga más deficiencia.
Frecuentemente un dolor de tipo exceso que no se trata correctamente y permanece en el tiempo puede acabar debilitando la zona y por tanto pasar de ser un dolor de tipo exceso a uno de tipo deficiencia.
3-LOCALIZACIÓN
Los dolores de tipo exceso son fácilmente localizables, podrías señalar con un dedo el punto exacto. Los dolores tipo deficiencia son difusos, abarcan una zona amplia y cuesta señalar con un dedo un punto concreto de dolor.
4-INTENSIDAD
Los dolores tipo exceso son muy intensos incluso invalidantes, no te permiten realizar un gesto concreto. Los dolores tipo deficiencia son de baja intensidad, más que un dolor muchas veces es una sensación de tensión o pesadez en una zona, te permiten moverte bien pero están ahí molestando.
5-REPOSO
Un dolor de tipo exceso mejora con el reposo ya que si intentas moverte de duele más, es invalidante. Los dolores tipo exceso muy severos son dolorosos incluso en reposo, duele hagas lo que hagas, por ejemplo una artritis aguda.
En cambio los dolores de tipo insuficiencia aparecen con el reposo prolongado o posturas mantenidas a medida que la estructura se va cargando de tensión. Un ejemplo son los dolores que te despiertan por la noche.
6-INICIO DEL MOVIMIENTO
Cuando hablamos de dolor por deficiencia hablamos de deficiencia de tejido, de nutrición, de riego sanguíneo en definitiva de lubricación. Cuando una articulación se relaja se retira riego sanguíneo, si la articulación está en una situación de deficiencia y se empieza a mover tarda más tiempo en lubricarse ya que parte de una mala lubricación de base y tiene que esperar a que se restablezca el flujo sanguíneo de funcionamiento que se ha retirado con el reposo. Por tanto los dolores por deficiencia aparecen al inicio del movimiento y van desapareciendo a medida que este progresa y se lubrica la articulación.
Los dolores por exceso duelen al inicio del movimiento debido a la inflamación y cuanto más progresa este más duele ya que la zona en vez de lubricarse lo que hace es inflamarse más.
7-TEMPERATURA
Los dolores de tipo exceso acostumbran a producir una sensación de calor en la zona y mejoran con la aplicación de frío ( en la medicina tradicional china no siempre es así ). A la inversa los dolores de tipo deficiencia suelen ir acompañados de una sensación de frío en la zona y mejoran con la aplicación de calor (otra vez, en acupuntura esto se podría discutir).
8-SENSACIONES
A parte de intentar describir el dolor que se siente, también es interesante explicar las sensaciones que están asociadas a este.
Los dolores de tipo exceso son intensos, punzantes, en ocasiones se puede notar una sensación de escozor o quemazón en la zona y también hormigueos. Pueden ir acompañados de irritabilidad, agitación, nerviosismo, insomnio.
Al contrario los dolores de tipo deficiencia suelen ser de baja intensidad, con sensación de pesadez en la zona, acartonamiento o adormecimiento. Pueden ir acompañados de apatía, tristeza, resignación, somnolencia.
CONCLUSIONES
En resumen, podemos clasificar el dolor osteo-muscular en dos grandes grupos que nos ayuden a comprender su naturaleza. Los de exceso serían todos los dolores que conocemos comúnmente como agudos o inflamatorios. Los de deficiencia son producidos por procesos crónicos y degenerativos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies